Perder a un amigo

Pasaban pocos minutos de las 9.30 horas.

La mañana era muy gris en Barcelona. Demasiado. El frío se me había colado entre la camisa y los huesos.

A punto de desayunar, a punto de abrir La Vanguardia del miércoles, me entero que he perdido a un amigo.

Miquel, estaba en el avión accidentado de ayer en los Alpes.

Sigo en estado de shock. Trato de comprender qué ha cambiado respecto a ayer. No tengo respuestas. Bueno sí, una: Miquel ya no está.

Ayer mientras retwiteaba, mientras repasaba noticias relacionadas con el accidente, mientras veía el canal 24h de televisión, pensé… “que putada si te ves involucrado directa o indirectamente en este tipo de desgracias”.

Esta mañana, una fría llamada de la mujer de mi primo Oriol me confirmaba lo peor. Yo desayunando en mi querida La Marmota, con la portada de La Vanguardia delante… No he podido evitar derrumbarme y echarme a llorar…

Al llegar al curro leo el mail de su esposa. Simple. Dos líneas. Duro y triste. Diametralmente opuesto a como era Miquel.

No puedo volver a atrás. No puedo recuperarle.

Hace hoy justo una semana me lo encontré en la cola del cole de su hijo Oriol. Es el mismo que el de mis sobrinos. Me dijo estar harto de viajar a Alemania… yo no tenia ni idea que su vuelo era el del trágico suceso…

Quedamos para charlar con más calma -hacia algún tiempo que no nos veíamos-, quedamos para montar una barbacoa o una calçotada o cualquier excusa para vernos junto a mis primos.

Ese miércoles me marché contento tras verle. Siempre me arrancaba una sonrisa. Siempre de buen humor. Mucho trabajo, muchos viajes, pero siempre tiempo para sacar un chiste simpático, unas risas tontas…

Nunca sabemos qué nos deparará la vida. De un zarpazo se lo puede llevar todo. Es por ello que, aunque suene a tópico hay que aprovechar cada minuto. Cada segundo con los tuyos. Con tu pareja, con tu familia, con los amigos.

Yo tengo la suerte de tener pocos, pero muy buenos.

Estés donde estés -todavía sueño que te hayas quedado perdido por las montañas y hayas montado tu propia tienda de campaña para bajar en moto como te gustaba-, nunca te voy a olvidar. Mi infancia, mi adolescencia y veranos de juventud van muy ligados a ti.

T’estimo Miquel. Tant jo com els cosins et trobarem molt a faltar

Kasky

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s